La Serena Amurallada: la ruta patrimonial que recordó la historia de la ciudad


El circuito partió en Avenida El Santo con Amunátegui, donde el arquitecto Daniel Contreras dio a conocer todos los detalles respecto a las fortificaciones, baluartes y su trazado colonial.

Un verdadero viaje en el tiempo fue el que se vivió el sábado 27 de mayo, durante la ruta patrimonial realizada en celebración del Día del Patrimonio  y que tuvo como objetivo dar a conocer la historia de las antiguas murallas que cubrían la ciudad de los ataques piratas. En la ocasión, Daniel Contreras, arquitecto y guía de la actividad, entregó los pormenores de esta construcción, revelando la extensión que tuvo y la relación que tiene con el actual trazado urbano de la comuna, además de otros datos de interés.

 

“La primera se construyó de una forma empalizada o tal vez de adobe, el adobe tiene poco grosor y poca resistencia a los sismos. Por esto, en 1730 se derrumbó por el terremoto de 8 grados Richter en Valparaíso. Luego, se reconstruyó en tapias, un sistema más resistente que tenía más de un metro de grosor y 3 metros aproximados de altura. La muralla se derrumba porque a comienzos del siglo XIX la gente comenzó a desmantelarla debido a que representaba un obstáculo para pasar de un lugar a otro, también por falta de mantención debido a que ya no había piratas, por lo que no era necesario tener tantas murallas”, explicó Contreras.

 

Por su parte, Rubén García, uno de los asistentes al recorrido comentó que “Es enriquecedor, me parece importante que La Serena recuerde esa parte desconocida de su historia, ya que los muros fueron importantes para proteger la ciudad que tenemos hoy día, sino podría haber desaparecido, sin estos muros que fueron esenciales para evitar los ataques piratas y para resguardar a los ciudadanos”

 

De la misma forma, Carolina Inda, quien también presenció la ruta, señaló que “Es una excelente iniciativa, muy informativa, supimos datos que, aun viviendo hace muchos años aquí, no los conocíamos, así que super interesante y totalmente recomendable”.

 

Contreras también expuso sobre los baluartes que  se distribuían a lo largo de toda la muralla, con el fin de mantener la seguridad de la población. “Los baluartes eran aproximadamente cinco, en este momento estamos parados sobre uno de ellos que llevaba el nombre de San Fernando, el cual tenía 5 cañones y que ahora es la plaza Doctor Elías Sepúlveda Veloso. También estaba el baluarte de San Carlos, San Miguel, San José y más arriba el de San Francisco. Cada uno tiene el nombre de un santo o de una zona, como este último que se ubicaba en la Quebrada de San Francisco y el baluarte de San Miguel, denominado así por el sector de San Miguel de la Chimba”, dijo.

 

El circuito partió desde Avenida El Santo esquina Amunátegui y terminó en el antiguamente denominado “quinto de queso”, ubicado en Larraín Alcalde con Amunátegui, estuvo organizado por la Corporación Corpatrimonio y la Oficina de Asuntos Patrimoniales del municipio serenense.